Tags:

Consejos con mala intención

By bandalico 06 agosto 2007

Un muchacho de pelo largo y barba abundante viaja en el primer asiento de un autobús junto a una morenaza que está para caerse de espaldas. Haciendo uso de la
mayor cara dura que se pueda imaginar, va el joven y le dice:
- “Señorita, estaría muy halagado si usted se dignara hacer el amor conmigo”.
Reponiéndose de la sorpresa, la chica le contesta muy educadamente que no, que ella sólo lo haría después de la bendición en la iglesia y, acto seguido, se baja del
autobús en la siguiente parada. El conductor, que había escuchado la conversación, le dice al melenas:
- “Yo sé cómo te puedes hacer a esa chavala”.
- “¿Ah, sí? Me gustaría saber cómo”.
- “Cada miércoles por la noche ella va al cementerio a rezar en la tumba de sus padres. Yo creo que, como tienes el pelo largo y barba, sólo te falta una túnica y pintarte
la cara con una crema fosforescente para parecer Jesucristo y hacer con ella lo que quieras”.
- “¡Qué idea! Gracias, colega. Ya te contaré”.
El tipo se pone la túnica y la crema y se va al cementerio. Cuando la moza lleva un rato rezando, sale de detrás de la tumba de los padres y le dice:
- “No te asustes, soy Jesús. Escuché tus oraciones y vengo a consolarte y concederte lo que me pidas, pero antes tienes que acostarte conmigo.
La chica accede pero le dice que, siguiendo las enseñanzas de la Iglesia, desea llegar virgen al matrimonio y que si no le importa hacerlo por detrás.
- “Sea como tú quieras”.
Después de hacérselo dos o tres veces por detrás, el melenudo no puede resistir las ganas de descubrirse. Se quita la crema y la túnica y le dice:
- “¡Ajá! Soy el tipo del autobús”.
Entonces, la chica se quita el velo y le contesta:
-”¡Ajá! ¡Y yo el conductor!”.

Post Tags:

Somos Bandalia!

Trabajamos para mejorar tu entretenimiento. Recopilamos para ti los mejores momentos de la red y creamos una web con vídeos, artículos y curiosidades, ¡no te lo pierdas!